Saltar al contenido

¿El aceite de coco es seguro para los perros?

El aceite de coco es un ingrediente alimentario que ha ganado popularidad como remedio natural y suplemento dietético. Las personas han afirmado experimentar una variedad de beneficios para la salud al consumir aceite de coco o al aplicarlo tópicamente. No es de extrañar que algunos dueños de perros hayan considerado usar aceite de coco en sus perros por los beneficios para la salud que puede proporcionar.

Antes de adoptar esta dieta de moda y usar aceite de coco en su perro, averigüe qué tan seguro es realmente y si puede esperar resultados positivos o no.

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco se elabora extrayendo aceites de coco. Se puede utilizar para preparar alimentos, pero también se puede utilizar como complemento alimenticio. El aceite de coco contiene ácidos grasos saturados llamados triglicéridos de cadena media. Los MCT, como el aceite de palmiste y el aceite de coco, tienen propiedades diferentes de los triglicéridos de cadena larga como el aceite de oliva, el aceite de soja, el aceite de aguacate y el aceite de pescado. En teoría, los MCT pueden ser más fáciles de digerir y una mejor fuente de energía rápida que los LCT. Los MCT pueden contener ácido caprílico y ácido cáprico, ambos con propiedades antifúngicas. También pueden contener ácido láurico, que tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.

¿El aceite de coco es bueno para los perros?

Es probable que cualquier sustancia natural con supuestas propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales se vuelva popular entre las personas que buscan remedios naturales. Todo el bombo está haciendo que el aceite de coco suene como un alimento milagroso. Sin embargo, es esencial que los dueños de perros comprendan que ninguna de estas afirmaciones está respaldada por la ciencia. En verdad, los estudios no han sido concluyentes en gran medida con respecto a los supuestos beneficios del aceite de coco. Además, estos estudios se han realizado principalmente en humanos y no en animales.

Algunas personas creen que los MCT en el aceite de coco pueden ayudar a la digestión, curar problemas digestivos y reducir la inflamación. También es posible que los MCT contribuyan a la energía cerebral y la cognición en perros mayores.

Algunos propietarios informan que el uso tópico de aceite de coco ha mejorado las condiciones de la piel, como puntos calientes o picazón en la piel seca. Estos propietarios han utilizado champús de aceite de coco orgánico de venta libre y recetas caseras de bálsamo para las patas no solo para lograr estos resultados, sino también para ayudar a darle a su perro un pelaje brillante y brillante.

Otra evidencia anecdótica sugiere que el aceite de coco puede ayudar con las funciones metabólicas, la pérdida de peso y el alivio del dolor de la artritis, además de mejorar la salud ósea.

Recuerde que las anécdotas no son científicamente sólidas. Antes de decidir agregar aceite de coco a la dieta de su perro o aplicarlo en la piel, asegúrese de considerar también los riesgos potenciales. Como siempre, su veterinario es la mejor fuente de información sobre la salud de su perro. No empieces a usar aceite de coco en tu perro hasta que hayas visto a tu veterinario.

¿El aceite de coco es seguro para los perros?

A pesar de los posibles beneficios para la salud, es posible que el aceite de coco no sea saludable para su perro. Aunque no es tóxico, es un alimento rico en grasas que puede causar complicaciones en perros con determinadas condiciones de salud. Además, los perros pueden aumentar de peso con este alimento graso, arriesgándose a la obesidad y a todos los problemas de salud que la acompañan.

Antes de seguir el consejo de amigos y personas al azar que elogian los beneficios del aceite de coco, recuerde que sus historias no reemplazan la investigación científica que se lleva a cabo en un ambiente controlado, entre otros, un gran grupo de perros, y es tanto reproducible como revisado por pares. -examinado.

¿Puedo usar aceite de coco en mi perro?

Como se mencionó anteriormente, consulte a su veterinario antes de usar aceite de coco. Su veterinario conoce el historial médico y la condición física de su perro y puede darle instrucciones y consejos específicos sobre cómo, si se siente seguro, incorporarlo a la rutina de su perro.

El uso tópico se puede administrar fácilmente, pero recuerde que su perro puede lamerlo de la piel e ingerirlo de todos modos. El uso oral debe realizarse con precaución, dándole a su perro solo la cantidad recomendada por su veterinario. Demasiado aceite de coco puede provocar vómitos, diarrea grasa, aumento de peso y otras enfermedades. En general, los veterinarios advierten sobre el aumento de grasa en la dieta de los perros con antecedentes de pancreatitis y aquellos que tienden a engordar. Otras enfermedades y condiciones metabólicas pueden exacerbarse al usar aceite de coco.

Si su veterinario le da luz verde para usar aceite de coco por vía tópica u oral en su perro, asegúrese de obtener aceite sin refinar (también llamado “virgen”). El aceite de coco prensado en frío se considera ideal.

No todos los aceites de coco tienen el mismo sabor. Algunos pueden tener un sabor a coco más fuerte que otros, por lo que es posible que deba experimentar con su perro para ver qué tipo prefiere.