Saltar al contenido

Cómo entrenar a tu perro para que se quede quieto

Entrenar a su perro para que se “pare” cuando lo ordene es muy útil. Este comando básico se utiliza para decirle a su perro que se ponga a cuatro patas sin moverse. Es útil cuando necesita que su perro se ponga de pie para que lo examinen o lo acicalen, ya sea por usted o por otra persona. También es una buena base para el entrenamiento avanzado de obediencia. Y, si desea lucirse a su perro, esto es esencial ya que muchas competiciones requieren que un perro permanezca perfectamente quieto a pesar de las distracciones. Afortunadamente, este es un comando bastante sencillo de enseñar, y la mayoría de los perros lo aprenden con bastante rapidez.

Enseñe a “sentarse” y “abajo”

Antes de enseñarle a su perro a pararse cuando se le ordena, es útil que conozca las órdenes para sentarse y acostarse. Incluso si todavía está trabajando en esto, presentar el stand es una buena práctica y puede ayudar a fortalecer el otro comando.

Prepárate para la formación

Todo lo que necesita para enseñarle a su perro a ponerse de pie es un puñado de golosinas. Si está utilizando el entrenamiento con clicker, también necesitará el clicker. También querrá encontrar un lugar tranquilo y libre de distracciones para que su perro pueda concentrarse en usted.

Presentar “Stand”

Comience con su perro sentado o acostado frente a usted. Sostén una golosina justo en frente de su nariz y dale la orden de “ponerse de pie”. Muy lentamente, extraiga la golosina de su nariz y diríjala hacia usted. Su perro debe ponerse de pie para seguir la golosina. Tan pronto como esté de pie, felicita a tu perro o haz clic en el clicker y dale la golosina.

Comando de práctica

Las primeras veces que practique la orden de estar de pie, debe elogiar y tratar cada vez que su perro se ponga de pie, incluso si se mueve un poco. Una vez que el perro se haya acostumbrado, puede comenzar a ofrecer golosinas solo cuando se ponga de pie sin moverse del lugar.

Debería poder perfeccionar el dominio de pie en varios entrenamientos cortos.

Amplíe la distancia y el tiempo

Cuando su perro no se mueva con regularidad, aumente la distancia entre usted y el perro. Empiece por dar un paso atrás después de que su perro se levante y recompensarlo por no dar un paso hacia usted. Sigue aumentando la distancia hasta que puedas retroceder unos pasos.

Al mismo tiempo, puede extender la cantidad de tiempo que su perro permanece de pie sin moverse. Comience haciendo una pausa por unos segundos más, luego espere treinta segundos, un minuto completo, luego más antes de ofrecer un tratamiento. Es una buena forma de inculcar el autocontrol en tu perro, que es la base de un buen entrenamiento de obediencia.

Problemas y comportamiento de verificación

Si tiene problemas para hacer que su perro se ponga de pie, puede atraerlo ofreciéndole un estímulo adicional. Hablar con voz emocionada o sacudir un juguete frente al perro son dos buenos métodos.

Asegúrese de variar la posición inicial del adiestramiento de su perro. Por ejemplo, si comenzó con su perro sentado, practique la orden de pie desde la posición baja. Esto ayudará a su perro a comprender que estar de pie no solo se asocia con sentarse.

Mantenga breves las sesiones de entrenamiento y asegúrese de terminar antes de que su perro pierda el interés. Esto es especialmente importante para los cachorros jóvenes que tienen una capacidad de atención limitada y pueden sentirse frustrados o aburridos después de solo cinco minutos. Termine cada sesión con una nota positiva, incluso si tiene que volver a un orden con el que su perro está muy familiarizado, como sentarse.

Demuestre este comportamiento practicándolo en entornos donde hay distracciones. Comience con su jardín, luego pruébelo en un parque público. En cada escenario, su perro debe prestarle atención a usted, no a lo que sucede a su alrededor.

Dado que los peluqueros y veterinarios también necesitarán que su perro se comporte correctamente, es bueno que otras personas también estén practicando este comando. Haga que un amigo o familiar trabaje con su perro durante unos minutos, pero primero enséñele cómo lo hace. De esta manera, podrá seguir tu ejemplo, lo que ayudará a tu perro a comprender que esta otra persona le está preguntando lo mismo para que sepa qué hacer. En su próxima cita, dé el mando de la cabina y su veterinario o peluquero quedará impresionado con su formación.